domingo, 12 de febrero de 2012

Los «Dos árboles» de Augusto Effio




Luis Puente de la Vega Rojas

Una de las publicaciones de mayor importancia del último año ha sido «Dos árboles y otras formas de internarse en la niebla» (Acerva Ediciones, 2011), del escritor huancaíno Augusto Effio Ordóñez (1977). Este interesante compendio de la narrativa breve de Effio recoge seis de sus cuentos más representativos y valorados.
Del libro, el escritor y crítico José Güich Rodríguez ha subrayado que «los relatos de Augusto Effio Ordóñez sugieren un mundo velado y enigmático que el lector debe recorrer por su cuenta y riesgo. Los personajes que desfilan ante nosotros protagonizan historias cuya complejidad y cuidado expresivo sirven de marco a la existencia de una serie de símbolos soterrados. Pero este misterio es justamente el gran atractivo de los seis relatos: ficciones de sutil carga alegórica, donde seres comunes son arrojados a destinos que exceden las previsiones».
Tres de los cuentos fueron extraídos del volumen «Lecciones de origami», que son: «Un parpadeo de Gene Hackman», «Era más bien un aburrimiento áspero y agrio» y «La última entrega de Jesús Camarena». Asimismo, el cuento «Vírgenes» fue incluido en una antología regional y «Dos árboles» se publicó en un volumen independiente de la Colección Underwood, del Departamento de Letras de la Universidad Católica. Finalmente, «Manos, un antojo» se publica por primera vez. Esta edición ha permitido una revisión completa de todos los cuentos, y ha incorporado algunas pequeñas variantes que hacen de cada texto su versión definitiva.

San Cristóbal
Effio Ordóñez es creador de la ciudad ficticia de San Cristóbal, donde ocurren muchas de sus historias. Esta urbe, pequeña, lejana y provinciana, ha ido surgiendo, pincelada a pincelada, en diversos cuentos del autor. «La última entrega de Jesús Camarena» ofrece una visión externa, la de un foráneo que la recorre de vez en cuando, en su labor de visitador médico. «Vírgenes», en cambio, nos da la mirada de un personaje, Ulises, que «jamás ha conocido tierra que se distancie a simple vista de San Cristóbal». En el cuento «Era más bien un aburrimiento áspero y agrio», Olga, otro personaje, era presa de un «extraño pesimismo que le inspiraba la piel azulada y resplandeciente que vestía a las madrugadas sin sueño en San Cristóbal». Finalmente, en «Un parpadeo de Gene Hackman» —que hace entre otras cosas una burla de «Lecciones de origami»— el protagonista se pregunta que «a quién se le ocurre ambientar la historia en un adefesio de pueblo llamado San Cristóbal».

«Dos árboles»
A diferencia de los otros cuentos, «Dos árboles» transcurre en territorio huancaíno. El joven narrador, que tiene entre sus obligaciones administrar la empresa familiar (nada menos que la Radio 15-50), es testigo del extraño cambio de conducta de su esposa. Esta última, sin razón aparente, siente una irremediable atracción por los dos árboles, añosos y místicos, del Santuario de Warivilca. Se trata de uno de los mejores cuentos escritos por un autor de la Región Centro, con el que fuera finalista en 2007 del prestigioso Premio Internacional Juan Rulfo.

La obra
La prosa de Effio es cuidada, compleja, depurada, y sumerge al lector en un mundo nebuloso, donde los personajes fluctúan entre la resignación y la perplejidad. Este libro, que llega de mano de la editorial huancaína Acerva Ediciones (forma parte de su colección «Pasiones narrativas», que reúne a los autores más prestigiosos de la Región Centro), se constituye en un valioso lanzamiento. Como escribió José Güich: «esta selección de lo más representativo del autor huancaíno sigue con gran pulso las premisas del cambio de guardia, justo y necesario para cualquier literatura».


MÁS DATOS

Augusto Effio no es nuevo en la literatura nacional. Su cuento «Dos árboles» fue finalista del Concurso Internacional Juan Rulfo en 2007. «Lecciones de origami», por su parte, obtuvo en 2004 el premio Copé de Plata, aunque ya antes había ganado el concurso de cuentos de Librerías Crisol por «Pie de página» (publicado con el título de «Leinzberborn»), y además recibió varias menciones honrosas en el concurso «El cuento de las mil palabras», de la Revista Caretas (entre ellos el cuento «Vírgenes»).
En 2006 publicó el libro «Lecciones de origami».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario aquí.