domingo, 29 de julio de 2012

Los huancas de Chachapoyas


Manuel F. Perales Munguía



A poca distancia al norte de la ciudad de Chachapoyas, actual capital del departamento de Amazonas, se encuentra el pueblo de Huancas, en la parte alta de una estribación montañosa, a poco más de 2500 m.s.n.m., que se eleva entre los cursos de los ríos Sonche y Utcubamba. Hoy, Huancas tiene la categoría de distrito perteneciente a la provincia de Chachapoyas; sin embargo, su historia es bastante antigua y encierra un particular interés para los habitantes de Huancayo y del Valle del Mantaro, toda vez que existen indicios que permiten suponer que sus orígenes se remontan a los tiempos del Tahuantinsuyu, cuando los incas movilizaron a numerosos grupos de pobladores de nuestra región, para reubicarlos en distintas partes de la geografía de su imperio en calidad de “mitmaq” o “mitmaqcuna”.
La tradición oral que aún subsiste entre las personas de mayor edad en Huancas guarda alguna relación con las afirmaciones que décadas atrás hiciera el historiador Waldemar Espinoza, quien señaló que fue “la región septentrional de Chachapoyas” en donde se reasentó gente oriunda del Valle del Mantaro, que en su versión habrían sido “deportados” en represalia a la tenaz resistencia que opusieron ante la conquista inca, que culminó con el sitio y la toma de Siquillapucara, la “capital” del “reino huanca”.
En otras ocasiones ya hemos señalado nuestra discrepancia con la tesis del “reino huanca” de Espinoza, sin embargo, es bastante claro que luego de la conquista inca del Valle del Mantaro, por lo menos un grupo de sus habitantes fue trasladado al norte de Chachapoyas, aunque no necesariamente en calidad de “deportados”. Los “mitmaq” constituyeron una institución social clave en la economía política de los soberanos del Cusco y que cumplía papeles de orden diverso, desde producción de bienes necesarios para la economía redistributiva del Estado, hasta espionaje. En el caso de los Huancas de Chachapoyas, se deben hacer investigaciones que nos permitan conocer por qué razón fueron llevados precisamente allá y con qué intención.
En este contexto, resulta interesante que hoy en día Huancas es conocida en la región de Chachapoyas como una comunidad eminentemente alfarera y agropecuaria, cuyas mujeres, en forma exclusiva, mantienen el arte de la elaboración de una cerámica que destaca por sus características tradicionales, razón por la cual ha sido objeto de investigaciones a cargo de antropólogos y arqueólogos, y también acaba de merecer el reconocimiento como “Patrimonio Cultural de la Nación” por el Ministerio de Cultura. De este modo, esta cerámica es considerada hoy un elemento fundamental en la construcción y afirmación de la identidad de los pobladores de Huancas, indispensable en la interacción que ellos mantienen con los habitantes de las demás localidades vecinas cuyas raíces históricas y culturales son distintas, razón por la cual existe también una rivalidad entre ellos, la misma que se remite a tiempos ancestrales.
Con motivo de las presentes celebraciones patrias, reiteramos nuestro llamado a la reflexión acerca de la necesidad de tomar en cuenta la imbricada realidad que caracteriza al Perú de nuestros días y que muchas veces dificulta la tarea de entenderlo en su real dimensión. La actual configuración de nuestros pueblos están indesligablemente vinculada a procesos históricos acaecidos en el pasado, como vemos en el caso de los huancas de Chachapoyas. Por esa misma razón es que consideramos que deben escucharse las voces de aquellos y aquellas que se ocupan del estudio de esa realidad compleja, a fin de trazar mejores derroteros para el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario aquí.